La limpieza de conductos, 100 % clave para garantizar la pureza del aire que respiramos en lugares cerrados

Published by admin on

La limpieza de los conductos de aire acondicionado es clave para garantizar la salud de las personas en espacios cerrados y prevenir los daños que puede provocar una instalación en mal estado, debido a la suciedad interior.

Este trabajo se hace imprescindible si se tiene en cuenta que actualmente pasamos entre un 80 y un 90% del tiempo en interiores, y de la calidad de ese aire depende en gran medida el bienestar y el confort de las personas.

Según indica la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés), la contaminación del aire interior es una de las mayores amenazas ambientales a las que nos enfrentamos hoy. Las personas pueden llegar a desarrollar el Síndrome del Edificio Enfermo SEE), un conjunto de síntomas derivados de factores ambientales de los edificios (biológicos, químicos o físicos). Estos síntomas pueden ser alergias, fatiga, irritación y sequedad en ojos, así como problemas respiratorios, cefaleas o descenso del rendimiento laboral, entre otros. Además, se ha demostrado incluso que los niveles cognitivos disminuyen hasta un 60% en oficinas con peor calidad de aire.

Limpieza de conductos para prevenir la salud

Una de las mejores soluciones para eliminar estos riesgos, es mantener los equipos de aire acondicionado en perfectas condiciones y realizar una limpieza periódica, tal como exige la normativa vigente, con una maquinaria específica que responda a las máximas exigencias de salubridad.

La compañía Jomapo trabaja para proporcionar este servicio tan especializado, altamente demandado por gestores de espacios públicos y particulares. Para ello, cuenta con un efectivo sistema que elimina la acumulación de polvo más pesada por dentro, independientemente de su tamaño y de su material y haciendo posible la limpieza incluso de los conductos flexibles.

El nuevo método de higienización se basa en el empleo de una maquinaria, que permite llegar y maniobrar por el interior de los conductos más inaccesibles. Se trata de un dispositivo diseñado para limpiar conductos en sistemas de ventilación mecánica, que combina esta función con cepillos y la extracción de impurezas.  El cepillo gira a 450 rpm, separando efectivamente la suciedad de las paredes internas de los conductos de ventilación y aire acondicionado. Los restos desprendidos son succionados a través de las boquillas ubicadas detrás del cabezal del cepillo.

Este sistema garantiza que los conductos de ventilación y aire acondicionado se limpiarán de manera efectiva. Debido a que el rodillo que impulsa el cepillo está oculto dentro de la manguera de succión, nuestro dispositivo es seguro para todo tipo de conductos, incluidos los flexibles.

El objetivo es eliminar la suciedad, alargar la duración de los equipos, incrementar el rendimiento del sistema, así como mejorar la eficiencia y el ahorro energético. Además de cumplir con el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, que establece la obligatoriedad de la revisión anual de la red de conductos y la evaluación de la calidad ambiental en instalaciones de más de 70 kW de potencia útil nominal. Para instalaciones más pequeñas aconseja una revisión cada 2-3 años.

Hay que tener en cuenta que los conductos de climatización nacen sucios, se instalan en los inicios de la obra, tragando todo el polvo que se ha generado durante la misma y nadie se ocupa de limpiarlos antes de la puesta en funcionamiento, con lo cual al final respiramos toda esa suciedad cuando los equipos funcionan.  Jomapo dispone de la solución para eliminar todo ese polvo acumulado.

Las preguntas que un usuario debería hacerse son las siguientes:

¿Cuántos años llevo viviendo en mi casa?

¿Cuántas veces he limpiado mi casa desde que vivo en ella?.

¿Cuántas veces he limpiado el conducto del aire acondicionado por donde sale el aire que respiro?.

Lo más probable que la respuesta a la tercera pregunta sea ninguna vez. Debemos de tomar conciencia del aire que respiramos.

Ámbito de aplicación

La limpieza de conductos de Jomapo está especialmente indicada para obtener el nivel óptimo de calidad de aire tanto en espacios de uso privado como edificios o espacios públicos como oficinas, hoteles, garajes o centros comerciales. Cabe recordar que en los lugares frecuentados por los grupos de riesgo estas labores de limpieza se hacen imprescindibles.

Aunque habitualmente se utilizan filtros, los sistemas de calefacción y refrigeración se ensucian con el uso habitual. Los contaminantes que se acumulan en los conductos dificultan el funcionamiento y acortan la vida de los equipos. Si el caudal por donde transcurre el aire está limpio, la potencia necesaria para climatizar la zona es menor.  En este sentido, cabe señalar que, por cada grado de más que se enfría o calienta un local, se gasta entre un 6 y un 8% más de energía, según los datos de la Fundación Entorno-BCSD España. Con la limpieza de estos sistemas se consigue mejorar y alargar su vida útil, y reducir de manera considerable los costes de reparación y el consumo eléctrico.

La limpieza de conductos se rige bajo la Norma UNE-EN 15780:20012, Ventilación de edificios.